17 junio 2010

La disciplina del ayuno

Resumido del libro “Alabanza a la  disciplina” de Richard Foster
-------------------------------------------------------------------------------------

Mateo 6: 16-18

“ Cuando ayunen, no pongan cara triste como hacen los hipócritas, que demudan sus rostros para mostrar que están ayunando. Les aseguro que éstos ya han obtenido toda su recompensa. Pero tú, cuando ayunes, perfúmate la cabeza y lávate la cara para que no sea evidente ante los demás que estás ayunando, sino solo ante tu Padre, que está en lo secreto, y tu Padre, que ve lo que se hace en secreto te recompensará”

“Algunos han exaltado el ayuno religioso más allá de la enseñanza bíblica y de la razón; y otros lo han descartado totalmente”- John Wesley

I. El ayuno en la Biblia:

§  En toda la Biblia el ayuno se refiere a la abstención del alimento con propósitos espirituales.
§  Se distingue de la huelga de hambre (atraer el poder político o la atención hacia una buena causa)
§  Se distingue también de la dieta para la salud (Muchas veces con una motivación de vanidad o deseo de poder)
§  El ayuno bíblico siempre se centra en propósitos espirituales.
- Según la escritura, la manera normal de ayunar consistía en abstenerse de toda clase de alimento, sólido o líquido, pero no del agua. En el ayuno de cuarenta días que hizo Jesús hubo abstención de alimentos pero no de agua. (Lucas 4:2-13) Desde el punto de vista físico esto es lo que generalmente implica el ayuno.
§  Algunas veces en la Biblia se describe un ayuno parcial, es decir hay restricción de la dieta, pero no abstención total (Daniel 10:3)
§  También en la Biblia se nos habla de un “ayuno absoluto” es decir la abstención total tanto de alimento así como de agua. (Parece haber sido una medida desesperada para hacer frente a una emergencia abrumadora: Ester 4:16, Hechos 9:9, Deuteronomio 9:9, Reyes 19:8), tiene que destacarse que el ayuno absoluto fue excepcional y que no debe practicarse a menos que una reciba un mandamiento muy claro de Dios., y que no pase de 3 días.
§  En la mayoría de los casos, el ayuno es un asunto privado entre el individuo y Dios. Hay sin embargo ocasiones en que hubo ayunos de grupo o públicos (Levítico 23:27, Joel 2:15, 2 Crónicas 20:1-4)
§  El ayuno en grupo puede ser algo maravilloso y poderoso siempre que haya un pueblo preparado que esté unánime en estos asuntos.
§  También algunos desarrollaron ayunos regulares (una o más veces por semana)
§  Puesto que no hay leyes que nos obliguen al ayuno regular, estamos libres para ayunar cualquier día

II. ¿Es el ayuno un mandamiento?
§  Un asunto comprensiblemente preocupa a muchas personas es saber si, según la escritura, los cristianos están obligados  a ayunar. Se han hecho numerosos intentos por responder esto y como resultado se han llegado a diversas conclusiones.
§  La enseñanza de Jesús sobre le ayuno estuvo directamente en el contexto de su enseñanza sobre dar limosnas y sobre la oración. Es como si hubiera una suposición casi inconsciente que las acciones de dar, orar y ayunar son todas partes de la devoción cristiana
§  Jesús declaró “cuando ayunéis...” (Mateo 6:16) parece suponer que el pueblo ayunaba, no fue la intención de Cristo rechazar ni despreciar el ayuno...su intención fue restaurar el ayuno apropiado.
§  Jesús no dijo ni una palabra en cuanto a si era una práctica correcta o si debía continuarse o no, así que, aunque Jesús no dijo: “Si ayunáis” tampoco dijo “tenéis que ayunar”
§  Tal vez sea mejor evitar el término mandamiento, puesto que en el sentido más estricto Jesús no mandó a ayunar. Pero es obvio que él procedió basado en el principio de que los hijos del reino de Dios ayunarían.
§  Para la persona que anhela un andar más íntimo con Dios, estas declaraciones de Jesús son atractivas.

III. El propósito del ayuno

§  Es un hecho solemne el comprender que en la primera declaración que Jesús hizo acerca del ayuno se refirió al motivo (Mateo 6:16-18)
§  Es muy fácil tomar algo como el ayuno y tratar de usarlo para obligar a Dios a hacer lo que nosotros queremos.
§  A veces se hace tanto hincapié en las bendiciones y en los beneficios del ayuno, que nos sentimos tentados a creer que con un poco de ayuno pudiéramos tener al mundo, e incluso a Dios, comiendo de lo que les demos con nuestra propia mano.
§  El ayuno tiene que centrarse perdurablemente en Dios. Tiene que ser iniciado por Dios y ser ordenado por él.
§  Si nuestro ayuno no es para Dios hemos fracasado
§  Los beneficios  físicos, el éxito en la oración, la dotación de poder, los discernimientos espirituales, nunca deben reemplazar a Dios como centro de nuestro ayuno.
§  Glorificar a nuestro Padre que esta en los cielos, es el único modo como nos salvaremos de amar la bendición más que a quién la da.
Ø También hay propósitos secundarios del ayuno
o     Pone de manifiesto las cosas que nos dominan/ Nosotros cubrimos lo que tenemos adentro con alimento y otras cosas buenas, pero en el ayuno todas esta cosas salen a la superficie. Si el orgullo nos domina, se manifestará casi de inmediato
o     Si dentro de nosotros hay ira, amargura, envidia, rivalidad, temor, estas cosas saldrán a la superficie durante el ayuno, al principio pensaremos que nuestra ira se debe a que tenemos hambre, luego comprenderemos que tenemos ira por cuanto el espíritu de ira esta dentro de nosotros. Podemos alegrarnos de saber esto puesto que sabemos que la sanidad esta a nuestra disposición por medio del poder de Cristo.
o     Nuestros anhelos y deseos humanos son como un río que tiende a desbordarse, el ayuno ayuda a mantenerlos en su propio canal
§  Muchos han escrito sobre otros valores del ayuno, tales como el aumento de la eficacia en la oración de la intercesión, la ayuda de Dios en las decisiones, el aumento de la concentración, la liberación de los que se hallan en esclavitud, el bienestar físico, revelaciones. En esto, como en todas las cosas, podemos esperar que Dios recompense a los que con diligencia le buscan.

IV. Consejos prácticos para el ayuno


§  El ayuno debe realizarse en un desarrollo progresivo, es prudente primero aprender a andar para luego correr.
§  Comienza con un ayuno parcial de 24 horas de duración.
§  Muchos han descubierto que el mejor lapso para hacer esto es el que transcurre entre almuerzo y almuerzo esto significará suspender 2 comidas, sin embargo también se puede realizar entre la cena hasta la otra cena, o dejar de tomar el desayuno y el almuerzo.
§  SI quieres puedes tomar jugo de frutas frescas durante el primer ayuno
§  Intenta hacer esto una vez por semana por varias semanas. Al principio quedarás fascinado por los aspectos físicos de esta práctica, pero lo más importante que tienes que verificar es la actitud interna de adoración. Externamente estarás en oración y adoración, rindiendo culto y alabanza al Señor, Otro día haz que toda tarea del día se convierta en una agradecida adoración
§  Termina el ayuno con una comida liviana de frutas frescas y verduras u mucho regocijo interno.
§  No sería necesario decir que debes seguir el consejo de Jesús en el sentido de guardarte de llamar la atención hacia lo que estás haciendo. Los únicos que deben saber que estás ayunando son aquellos que tienen que saberlo. Si llamas la atención al hecho que estás ayunando, la gente se impresionará por ello y, como Jesús lo dijo, esa será tu recompensa. Tu sin embargo estás ayunando para obtener recompensas más grandes y profundas

Lo siguiente lo escribió una persona que, a manera de experimento, se había dedicado al ayuno una vez por semana durante dos años, notemos el progreso a partir de los aspectos superficiales del ayuno hacia la profundas recompensas:
  1. Pensé que sería una gran hazaña el hecho de pasar un día sin comer. Me congratulé por el hecho de que pareció fácil...
  2. Comencé a ver que lo anterior difícilmente podía ser la meta del ayuno. El hecho de comenzar a sentir hambre me ayudó a esto.
  3. Comencé a relacionar el ayuno de alimentos con otros aspectos de mi vida en los cuales yo era más compulsivo...Yo no tenía que hallar un asiento en el autobús para estar contento, ni sentirme fresco en tiempo de verano, ni abrigado en tiempo de invierno.
  4. ...Reflexioné más en los sufrimientos de Cristo y en los de aquellos que tiene hambre y cuyos bebés tienen hambre.
  5. Seis meses después de haber comenzado la disciplina del ayuno, comencé a comprender porque se me había sugerido un período de dos años.  A lo largo del camino cambia la experiencia. En los días de ayuno, el hambre se volvió aguda y la tentación de comer se volvió más fuerte. Por primera vez estaba usando el día de ayuno con el fin de buscar la voluntad de Dios para mi vida. Comencé a pensar en lo que significaba rendir uno su vida 
  6. Ahora sé que la oración y el ayuno tienen que estar intrincadamente unidos. No hay otro modo y, sin embargo, ese modo no está aún combinado en mi.

Conclusión:
Aunque los aspectos físicos del ayuno nos intrigan, nunca debemos olvidar que el principal propósito del ayuno bíblico está en el área del espíritu. Lo que ocurre espiritualmente tiene consecuencias mucho más importantes que lo que sucede corporalmente. Estarás empeñado en una batalla espiritual para la que necesitarás todas las armas de que se nos habla en Efesios 6. Uno de los períodos espiritualmente más críticos ocurre cuando finalizas el ayuno físico, es entonces cuando nos viene la tendencia natural de relajarnos. Pero no quiero dejar la impresión de que todo ayuno es una fuerte lucha espiritual. He descubierto que no es así. También hay “...justicia, paz y gozo en el Espíritu Santo” (Romanos 14:17). El ayuno puede traer adelantos en la vida espiritual que nunca pudieran obtenerse de ninguna otra manera. Es un medio de la gracia de Dios y una bendición que no debiera descuidarse por más tiempo.

1 comentario:

  1. Paolo Caro2:53 a. m.

    Buena guía para comenzar a ayunar, un ejercicio necesario para producir una mayor busqueda e intimidad con DIOS.

    ResponderEliminar

Me interesan tus comentarios, ¡gracias por contribuir!